bargueños Toledo y a la sombra de sus piedras y monumentos milenarios, la rica tradición de sus artesanos dio origen a los llamados gremios de artesanos toledados llamense orfebres, espaderos, damasquinadores, forjadores, ebanistas, etc.. Todos fueron importantes en sus especialidades, pero uno de los gremios con más renombre fueron los ebanistas creadores de los bargueños, pues éste fue un tipo de mueble que se extendió por el viejo y nuevo mundo.

bargueñosSu origen fue morisco pero tanto su adaptabilidad al uso de la época como archivador, caja de caudales, escritorio, etc., como su belleza artística y decorativa se impusieron en las mejores casas, palacios y más ricas mansiones de la época como una pieza decorativa de uso indispensable.

Actualmente estas piezas se constituyen como verdaderas obras de arte expuestas en los mejores museos y reseñadas en los mejores libros de la Historia del Mueble y del Arte.

bargueñosLa colección de Bargueños que verán a continuación son fieles reproducciones de los originales que hemos citado pero hechas en la actualidad con los mismos materiales y técnicas artesanales que se utilizaron en su época por los artesanos toledados de la madera.

La familia Martín ha conservado y desarrollado estas tradiciones de los trabajos en madera desde 1836 hasta nuestros días. Durante muchas generaciones miembros de esta familia han continuado haciendo estos trabajos haciendo del Bargueño una joya de artesanía.
Ellos han ido incluyendo en estos trabajos ricos materiales como bronces, marfil, nácar, maderas nobles así corno esmaltes y policromías para obtener verdaderas piezas de arte.



in Toledo, under the shade of its stones and millennial monuments, the rich tradition of its craftsmen gave rise to what we call guilds of craftsmen such as goldsmith, silversmith, swordsmith, craftsmen of damascene, of forge, carpenters etc.

All of them were very good at their specialities but the craftsmen devoted to the wood, that is to say, the carpenters that created the "bargueños", were one of the most reknown guilds of that time, due to the fact that this piece of furniture, " the bargueño" was expanded throughout the old and new world.

The origin of "the bargueño" was moorish but its adaptability to the needs of age functioning as filling cabinet, strongbox, bureau etc., as much as its artistic and decorative beauty, made this piece of furniture become one of the most essential and decorative pieces of the age. These "bargueños" could be seen in the best and richest palaces and mansions.

Now a days these pieces of furniture are considered real works of art and they are preserved in the best museums as well as described in the best book collections on History of Art and Furniture.

The collection of "bargueños" you will see next is a group of faithfull reproductions of the original pieces we have already mentioned, but these ones have been made with the same materials and craft techniques that were used by old Toledan carpenters when they created these original pieces in that time.


El Término "Bargueño" lo utilizó por primera vez en 1872, Juan Facundo Riaño, en el Catálogo de objetos artísticos españoles del Museo Victoria and Albet, recogiéndolo de la Tradición oral popular como desde hacía siglos se venía llamando dicho mueble.

Fué admitido por la Real Academia de la Lengua en 1914. Otras denominaciones que se dieron en los siglos XIV y XV a este tipo de mueble, fueron las de "Arquilla" o "Escritorio" con pequeños cajones y tapa abatible, para conservar dinero o documentos, manuscritos, etc.

Han surgido varias teorías sobre el nacimiento del mueble llamado Bargueño. Una de ellas, quizá la más antigua, es aquella que cuenta que, en la gran tradición artesana de la capital Toledana en tiempos de los Moriscos sobre los siglos XI o XII, un grupo de artesanos de la madera por razones que la leyenda no determina, fueron expulsados de Toledo. Estos se instalaron en el cercano pueblo de Bargas, y las arquilias o muebles por ellos hechos, se les llamó Bargueños por hacerlos en el pueblo de Bargas.

Más tarde, estos muebles, se utilizaron para diversos menesteres, como por ejemplo, guardar el ajuar de las novias, como escritorios o como cajas de caudales para transportar dineros y correspondencias, cargados sobre las caballerías de una parte a otra del país, etc.
Las mejores piezas de estos Bargueños son las que se han conservado en Museos, Palacios, Castillos, Fundaciones o Colecciones particulares.
Muchas de ellas, son piezas únicas y de un interés histórico excepcional, no digamos económico.

Realmente, son joyas únicas en su estilo, y por ello, la firma "EL BARGUEÑO TOLEDANO" lleva varios años reproduciendo estas piezas, copiando tanto de Museos como de Colecciones particulares los mejores modelos y tratando de realizar unas copias exactas a los modelos originales.